¿Y SE VA A DESCANSAR?

Carlos Romero Deschamps, quien hasta hace unos días fuera el dirigente de uno del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), ha renunciado después de décadas en el cargo. 

Esta decisión impactó a todos pero también generó felicidad, pues fue uno de lo más repudiados durante varios sexenios por ser acusado de fraude, enriquecimiento ilícito, corrupción y tráfico de influencias. 

Presidente tras presidente, la pregunta de políticos, de periodistas y de la sociedad siempre fue, ¿cuándo lo van a detener? Porque estamos hablando de alguien que tiene una imagen profesional tan negativa que no sólo se pedía su renuncia, sino que lo metieran a la cárcel.

La cantidad de dinero que este señor hizo es absurda. Él y su familia presumían propiedades, viajes, coches y fiestas, que ni se preocupaban en esconder, al fin, ¿para qué? Si parece que son intocables. 

Lo peor es que no ha pagado por tantos años de desfalco. Esta renuncia da la percepción de que fue forzada más que por iniciativa propia, ¿será que le habrán dado a escoger el puesto o la libertad?, ¿será que se haya visto reflejado en el espejo de Elba Esther?

De cualquier forma esta renuncia le sienta muy bien en este momento tanto al presidente como a Romero, porque por un lado el gobierno hace que la gente se centre en otro tema que no sea la riqueza inexplicable de Bartlett y por el otro, Romero se va cuando la gente está más enfrascada en el tema de Lozoya Austin y sus malos manejos en PEMEX. 

Nuestro presidente, Andrés Manuel López Obrador, ya empezó a manejar la información (como bien lo sabe hacer) y ha hecho comentarios en los que da a entender que esta es una prueba más de que la corrupción y sus representantes no tienen cabida en México, ¿será? Yo pienso que si fuera así no estaríamos hablando de una renuncia, sino de un juicio (parecido al que vive Rosario Robles).

Sin duda somos responsables de los estímulos que lanzamos y en definitiva Romero se esmeró a lo largo de los años por ser aborrecido debido a la cantidad de dinero que se ha quedado a costillas del sindicato, es decir, de la gente a la que representaba. 

Habría que darle tiempo al tiempo, pues si no es la justicia, la historia juzgará a este personaje y les garantizo que de esa no saldrá bien librado. 

Lástima que la historia no decomise propiedades y que el pueblo mexicano nunca verá el dinero que ha ganado de forma poco lícita. 

Talleres, Conferencias y Asesorías en Imagen Pública

Roberto Franco Briones

Consultoría en Imagen Pública ICONOS

Tel. (55) 6360 4389

www.consultoriaiconos.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s