VIRTUDES Y DEFECTOS EN LA COMUNICACIÓN DE OBRADOR

Como ustedes saben, el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene la capacidad de atraer a las personas mediante su discurso, sin embargo (y bajo el miedo de que me crucifiquen por lo que voy a decir) esto no tiene que ver con que sea un gran orador sino con conocer a sus audiencias y sus emociones para entonces hablarles sobre sus necesidades.

Por ello, hoy les escribo de los dos grandes defectos y las dos grandes virtudes en la imagen verbal y no verbal de AMLO.

Defectos:

1.- Uso excesivo de muletillas y pausas

Una muletilla es aquella palabra o sonido que se repite una y otra vez sin cesar y que no aporta nada a una oración, tales como este, eh y mmm… Nuestro presidente las usa todo el tiempo mientras estructura el siguiente pensamiento que emitirá.

Este vicio es negativo al momento de la comunicación porque hace que los escuchas pierdan interés en lo que se les está diciendo y se sumerjan en sus propios pensamientos.

En cuanto a las pausas, éstas hacen que lo que tiene que decir dure mucho más tiempo del original. Y no, no se confundan, el uso de pausas es adecuado para reformular lo que estamos diciendo e incluso respirar. Sin embargo, ¿cuándo es demasiado? ¡Cuando empiezas a desesperar a tu audiencia! Y eso es justo lo que pasa, en muchos discursos del presidente la gente empieza a inquietarse.

2.- Falta de estructura en su mensaje:

Puede ser que esta sea la razón de las largas pausas y las muletillas, ¿por qué? Debido a que si bien tiene el conocimiento no sabe cómo estructurarlo de forma adecuada, comprensible y rápida. Probablemente aquel viejo truco de hacer una intro, unos bullets y una conclusión le pueda ser muy útil.

Virtudes: 

1.- Simplemente sabe lo que quiere la gente:

Ver al presidente en las comunidades y la forma en que hace sentir a su audiencia mediante un mensaje basado específicamente en sus necesidades es increíble, pues pareciese que se desprende de cualquier ego para volcarse en la gente y no sólo decirles, sino hacerles sentir que ellos son lo más importante.

Ese carisma, ese carisma es el que lo llevó a ser el presidente de México y a que tenga números de aceptación tan altos, porque llega al corazón y utiliza emociones positivas y negativas para prenderlos y conseguir su apoyo.

2.- La repetición de ideas:

Obrador es de aquellas personas que no paran hasta dejar un concepto claro dentro de sus audiencias y es capaz de repetirlo incansablemente hasta que lo vuelve una bandera, ayudándole al pueblo a identificar de manera rápida su pensar y su lucha.

Palabras como “Fífí”, “mafia del poder”, “corrupción” e incluso frases como “voy a tener como amo al pueblo de México” o “es mucho pueblo para tan poco gobierno” lo hacen inolvidable.

En conclusión, debemos comprender que nuestro presidente no es un gran orador pero sí sabe utilizar las herramientas de la comunicación para influir.

Si tú estás interesado en conocer tus áreas de oportunidad sobre tu comunicación verbal y no verbal, pregunta por nuestras asesorías o talleres, ¡sería un gusto apoyarte!

Talleres, Conferencias y Asesorías en Imagen  Pública

Roberto Franco Briones

Consultoría en Imagen  Pública ICONOS

Tel. (55) 6360 4389

http://www.consultoriaiconos.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s