DEL AMOR AL ODIO; LA PERCEPCIÓN

En abril de 2008 inició una de las relaciones amorosas más famosas de nuestro país. Dicha relación acaparó los titulares de la prensa dedicada al espectáculo y a la política. Angélica Rivera, la famosa protagonista de telenovelas y Enrique Peña Nieto, el gobernador y posible candidato a la presidencia, tenían un tórrido romance.

Muchos pensarán que este vínculo fue planeado con el objetivo de hacer campaña política rumbo a las elecciones de 2012, otros dirán que realmente existió amor. Cómo sea, el hecho es que esta historia con duración de 11 años fue aspiracional para algunos e hizo que no votaran por un partido o una persona, sino por una pareja; la pareja presidencial. 

Una combinación maravillosa, porque lo cierto es que en México somos grandes consumidores de notas del espectáculo y ubicamos con más facilidad a una artista que a un gobernador. Incluso cuando ese gobernador pagara cantidades impresionantes para publicitar sus logros estatales a nivel nacional.

Todos los estratos sociales estaban intrigados con esta relación, y aunque ahora lo nieguen, en algún momento platicaron sobre ella. Y no, no era la primera vez que un político tuviera un noviazgo con una artista, pero sí fue el primer candidato que involucra tanto a su pareja en una campaña. 

¿Y cómo no hacerlo? Los estratos más bajos no veían a Angélica Rivera, veían a la protagonista de la telenovela “Destilando Amor”, estaban clavados con la historia de superación y de amor de “La Gaviota” y es un hecho que había quienes no iban a los grandes eventos políticos para verlo a él, sino a ella.

La historia ya es conocida por todos; Enrique fue Presidente y Angélica la Primera Dama y por aproximadamente 6 años fue una pareja que mucha gente adoraba hasta que la historia de la “Casa Blanca” y más temas de corrupción los empezaron a eclipsar. 

Lo que inició como un cuento de hadas para la sociedad, tuvo un nudo devastador y un desenlace dramático por doble partida. Entraron a Los Pinos siendo vitoreados y salieron de ahí abucheados y prácticamente divorciados. 

Hoy, Peña Nieto es un presidente odiado por muchos segmentos de la sociedad y la imagen de Angélica Rivera como actriz probablemente nunca vuelva a repuntar. La historia que inició con admiración, terminó siendo aborrecida.

TALLERES, CONFERENCIAS Y ASESORÍAS EN IMAGEN PÚBLICA

Roberto Franco Briones
Tel. (55) 6360 4389
www.consultoriaiconos.com
Consultor en Imagen Pública
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s