¡QUÉ PENA LA PENA DE JAVIER DUARTE!

Ni el sacerdote más light hubiera puesto una pena tan ridícula a un gran pecador, tampoco un gobierno hubiera puesto una multa tan absurda como la que le pusieron a Javier Duarte. Sólo México, en donde parece que las leyes más estrictas están hechas para los pobres.

Nueve años de cárcel y 58 mil 890 pesos. Esa es la pena que le dieron al ex gobernador de Veracruz, precio por el cual se podría comprar un iPhone de última tecnología con un valor de 45 mil 406 y todavía podría irse de vacaciones a algún lugar de México.

Si bien no es una cantidad que todos tengan, no es una cantidad que sea difícil de conseguir, y mucho menos para una persona que de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación hurtó 40 mil millones de pesos.

Respecto a los años de cárcel, si se realiza la reducción de pena por buen comportamiento de 9 a 4 años, podría estar preso lo mismo que aquél que hace llamadas de broma al 911, ¿no les parece ilógico? ¡Realmente es una vergüenza!

No sabemos si fue el abogado Ricardo Sánchez o si fue un tema político el que lo liberó, pero cualquiera que haya sido la circunstancia es incompresible para un país que lucha todos los días contra la corrupción de sus gobernantes.

Lo que inició siendo un ejemplo para los demás gobernadores, terminó por ser una burla y una muestra de que pueden hacer lo que quieran mientras roben lo suficiente para, si y sólo si es que los cachan, permanecer un ratito privados de su libertad y después irse a disfrutar por el resto de sus vidas con la seguridad de que el futuro de sus hijos, nietos y bisnietos está resuelto.  

El esposo de la mujer que “merece abundancia” tendrá que ceder 41 propiedades que ya fueron previamente decomisadas y que pasarán a formar parte del Estado, ¿cuántas más le quedarán por ahí? Se dice que aproximadamente 50.

En la historia que nos ha tocado vivir como ciudadanos, este sexenio sí que ha tenido sus coyunturas judiciales y ninguna ha terminado bien, sí, así como lo lee, ninguna. ¿Se acuerda cómo festejamos el arresto de Elba Esther?, ¿se acuerda la tranquilidad que le dio cuando arrestaron a Javier Duarte en Guatemala con todo y la pésima historia que nos contaron? Pues ahora todo eso queda en un sabor amargo y en una quijada caída por la impresión.

Verdaderamente es absurdo, es triste y perceptualmente no deja nada bien parados a los representantes del gobierno federal, de la Procuraduría General o cualquier autoridad judicial. ¡Qué triste que pensemos que damos un paso adelante y después un paso para atrás!, ¿a este paso cuándo llegaremos a ser un país civilizado?

Talleres, Conferencias y Asesorías en Imagen Pública

Roberto Franco Briones

Consultoría en Imagen Pública ICONOS

Tel. (55) 6360 4389

www.consultoriaiconos.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s