EL HURACÁN HARVEY Y LAS ENSEÑANZAS QUE DEJA

El Huracán Harvey llegó a demostrar a los estadounidenses, mexicanos y demás nacionalidades que la naturaleza no discrimina, que a todos nos puede suceder algo terrible sin importar raza o sexo y que en momentos importantes puedes recibir la ayuda de quien sea y de donde sea sin preguntar antes su árbol genealógico o pedirle su green card. Nos enseña que hay cosas más importantes por valorar que nuestras formas de pensar respecto a los otros. Habla de que todos somos humanos y estamos para apoyar.

Desde mi visión como Consultor en Imagen Pública, los juicios de valor muchas veces son importantes, pero no para denigrar o tratar mal a las personas, sino como un modo de protección que vamos adquiriendo desde pequeños según nuestras propias experiencias, de tal forma que si no te gusta algo, te alejas pero no ofendes. Sólo espero que esta vivencia haga entrar en razón a aquellos estadounidenses que en lugar de dejar ser, vivir y trabajar a los hispanoparlantes les intentan hacer la vida imposible.

Pero esta catástrofe no sólo dio damnificados y problemas a corto, mediano y largo plazo para los ciudadanos, su economía y su gobierno, también dio nota sobre la primera dama de Estados Unidos, ya que Melania Trump reafirmó lo que desde hace mucho tiempo debimos haber comprendido, la imagen no sólo está en relación a la belleza o el presupuesto para vestirnos. La imagen es percepción y va vinculada a los estímulos que una persona cause por medio de sus acciones, del lugar, la hora, el clima y el momento en el que se encuentre. 

Probablemente frente a los acontecimientos ocurridos les suene completamente banal pero no es así, porque es ahorita que los representantes de un país deben mostrar apoyo y cercanía que ayude a generar consuelo. Sin embargo, la esposa del presidente de Estados Unidos no lo logró. Antes de llegar a Texas vestía tacones, un pantalón negro ajustado y una chamarra verde militar, privilegiando la moda y el espejo antes que la contingencia.

Lo que le sucedió a ella es tan básico como lo que sucede en una boda de noche, cuando todos traen vestido largo y llega una mujer en minifalda. Simplemente está fuera de lugar y falta al respeto no sólo a los que se casan, también a los invitados y a las circunstancias.

Saber vestir es saber estar y saber ser. No sólo es ponerte un pantalón y portarlo bonitoes tener la educación y el buen gusto para comunicar empatía o profesionalismo a los demás y para ello es prioritario tener conciencia de nuestras audiencias y el objetivo que queremos lograr.

CURSOS, TALLERES, CONFERENCIAS Y ASESORÍAS EN IMAGEN PÚBLICA

Roberto Franco Briones

Consultoría en Imagen Pública ICONOS

www.consultoriaiconos.com

Tel. (55) 6360 4389

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s