EL DEBATE POCO APASIONADO

Como ya todos deben saber, el Estado de México se encuentra en campaña y por ello se realizó el segundo debate entre los contendientes a la gubernatura, mismo que realmente fue un mecanismo para mandar a dormir a la población un poco más temprano de lo que acostumbran, ya que no fue malo fue malísimo.

Entre el formalismo democrático y su falta de emoción definitivamente no hubo a quien irle, Josefina, Del Mazo, Delfina, Juan Zepeda, Teresa Castell y Oscar González, pero eso sí cada uno se tomó el tiempo de darse como ganador, como si en serio su participación hubiera sido de orgullo.

Las encuestas antes de este debate marcaban un empate entre Del Mazo y Delfina, quienes obviamente fueron los más atacados de la noche, y aunque los temas centrales del evento eran empleo, desarrollo sustentable, salud y educación, ellos poco a poco hicieron que la atención se centrara en seguridad y corrupción.

Es evidente que esos dos temas tienen que hablarse siempre, pues son fundamentales no sólo para el Estado de México también para el país, ¿pero qué acaso no hay nada más interesante que ofrecer en materia de educación, salud y trabajo? Lo interesante sería que nos dieran propuestas de cómo le van a hacer para mejorar estos temas, no nada más dar ideas al azar.

Josefina Vázquez Mota, quien ha ido descendiendo del gusto de la gente poco a poco y ya ocupa el tercer lugar, atacó a Del Mazo diciéndole que había protegido a los grupos del crimen organizado cuando fue presidente de Huixquilucan, vinculandolo incluso con “El Indio” y “El JJ”. Sin embargo, como todos los comentarios de Josefina, fueron omitidos por la falta de expresión o entonación y el exceso de práctica (como si se lo hubiera aprendido de memoria), exactamente lo mismo que hace casi cinco años le sucedió cuando contendía para la presidencia de México.

Del Mazo, con gestos y ademanes tan falsos y tan tensos como si estuviera contendiendo en 1980, centró su atención directamente a Delfina, a quien acusó de inexperta y poco determinada, invitando a los votantes a “ser responsables sobre la decisión que van a tomar”, así como “no poner en juego su futuro”.

Por su parte, Delfina se mostró mucho más articulada y relajada que durante el primer debate, sin embargo sólo se enfocó a contestar ataques más que a proponer, contestándole frontalmente a Del Mazo, “¿Experiencia para qué?, ¿experiencia para robar?, ¿experiencia para traicionar?, ¿experiencia para mentir? No, gracias a Dios no la tengo” y reviró “Estos políticos piensan que se tienen que tener el dinero o el linaje para poder gobernar. Piensan que una maestrita no lo puede hacer” dirigiéndose en esta última parte al pueblo y haciéndoles saber que ella también lo es.

Como verán, fueron 90 minutos de nada, 90 minutos en los que lo único que demostraron los tres candidatos más fuertes fue que les falta aprender a debatir, que no tienen realmente un know how para educación, salud y empleo, que les falta preparación verbal y un lenguaje corporal más desenvuelto, que no tienen pasión por lo que están haciendo ni intención de hacérsela sentir al votante, lo que al fin del día demuestra desinterés y despreocupación por mejorar el estado.

CURSOS, TALLERES, CONFERENCIAS Y ASESORÍAS EN IMAGEN PÚBLICA

Roberto Franco Briones

Consultoría en Imagen Pública ICONOS

Tel. (55) 6360 4389

www.consultoriaiconos.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s