EL SALUDO DE DONALD TRUMP

El saludo habla mucho de una persona, existe gente que lo hace con poca fuerza (como si le diera asco), y otros que la exceden (como si quisiera lastimarte). La realidad es que todo el proceso del saludo debe ser en nivel medio (ni mucho ni poco).

En el proceso de la percepción todo comunica y por medio del saludo podemos ser percibidos como personas dominantes, tímidas, tibias e incluso, acompañado con la mirada, hasta groseras y/o apáticas.

Durante el saludo protocolario que se popularizó entre Donald Trump con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, existen diferentes factores a analizar:

  • La posición de los mandatarios: no es opcional, el acomodo es un tema de protocolo y tiene que ver con niveles jerárquicos, en donde el mandatario más poderoso o en algunos casos el anfitrión (Trump) sólo estira la mano hacia su lado derecho dejando su torso descubierto y haciendo un esfuerzo menor, mientras que el invitado o el de menor poder (Shinzo Abe) tiene que mover su brazo derecho hacia el lado izquierdo y cubrir su pectoral.Captura de pantalla 2017-02-17 a las 11.58.59 a.m..png
  • Previo al apretón: ambas manos deben ir en forma vertical a su encuentro para que el saludo sea de esta forma y no haya una mano arriba y otra abajo, sin embargo Shinzo entrega la mano a Trump de forma horizontal.

Captura de pantalla 2017-02-17 a las 12.08.42 p.m..png

  • El apretón: no debe durar más de una sacudida de brazo y tiene que ser con fuerza moderada para comodidad de ambos. En este caso (y en varios) se ve que Trump aprieta más de lo normal; la prueba está en cómo Shinzo tiene que doblar la muñeca. Demostrando Trump poder y vigor.  

Captura de pantalla 2017-02-17 a las 12.13.38 p.m..png

  • Jalón: Trump acostumbra en todos sus saludos a jalar hacia él la mano de la otra persona y aquí no fue la excepción, esto significa dominio sobre la otra persona.

Captura de pantalla 2017-02-17 a las 12.16.49 p.m..png

  • Juego de manos: casi al fin del saludo, Trump pone la mano izquierda encima de la mano de Shinzo, dándole unas palmadas y demostrando su autoridad sobre el otro, como diciéndole “ya casi se acaba, no te apures”.

Captura de pantalla 2017-02-17 a las 12.19.58 p.m..png

  • Contacto visual: los mismos fotógrafos le tuvieron que pedir a Trump que viera a los ojos a Shinzo mientras le daba la mano, pues es parte esencial del saludo y una muestra de respeto hacia la identidad y cargo del otro.

De hecho, a la única persona que hemos visto que no se deja sorprender frente al saludo de Trump es el mandatario canadiense, Justin Trudeau, a quien parece que le dieron algunos tips recomendándole que en cuanto le diera la mano fijara su codo sobre sus costillas y su mano izquierda sobre el hombro de Trump para evitar el jaloneo.

Como se puede analizar, Trump no es precisamente un maestro en temas de protocolo, vaya no está cerca de serlo, pero sí es experto en demostrar su autoridad y poder frente a otros, intentando dejarles claro desde el primer contacto táctil que tiene con otra persona quién va a llevar la batuta en esa relación.

CURSOS, TALLERES, CONFERENCIAS Y ASESORÍAS EN IMAGEN PÚBLICA

Roberto Franco Briones

Consultoría en Imagen Pública ICONOS

Tel. (55) 6360 4389

http://www.consultoriaiconos.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s