HILLARY PERDIÓ, TRUMP NO GANÓ

No es que ganó Donald Trump, es que perdió Hillary Clinton. Los números dicen que las minorías votaron por ella, que los jóvenes votaron por ella, que las mujeres votaron por ella, que los liberales los moderadores votaron por ella. Sólo que no votaron por ella los suficientes. 

¿Qué quiero decir? Que ganó las minorías, los jóvenes, las mujeres y los liberales, pero no logró convencer al número necesario para poder ser ella quien los represente, pues muchos prefirieron votar por Trump.

No es ninguna novedad, y por todos es sabido que la candidata de los Estados Unidos no tiene un gran carisma y mucha gente ha llegado a considerar que tiene una personalidad gris. Situación que mermó las grandes posibilidades que tenía para ser la primer presidente de Estados Unidos.

Una de las herramientas más importantes, además del discurso y de las propuestas, es la empatía que tiene la gente hacia el candidato y aunque mucha gente la veía como la opción correcta, no pudo generar la fidelidad necesaria, situación que Trump sí. 

Trump, aunque con discursos de odio que personalmente me parecen aberrantes y tristes, logró generar emociones en los estadounidenses, logró que la gente fuera a las casillas, ya sea por coincidir con sus propuestas o porque aunque repugnante lo sentían real. 

Durante su campaña, Trump canalizó la furia de los estadounidenses promedio contra Washington, explotó la ansiedad sobre el presente y sus miedos sobre el futuro, le habló al dolor que sienten muchos americanos que trabajan arduamente y no sienten recibir lo que deben. Trump se vendió como un empresario con deseos de ser presidente, mientras que él mismo vendió a Hillary como una política más con sustento en el amiguismo.

Clinton se vio perjudicada por muchas cosas, pero realmente tres le pegaron duro:

1.- Cuando Trump habla de Washington, no sólo hablaba del Presidente, sino de todo el gabinete, mismo del cual Hillary es Secretaria.

2.- La curiosa investigación a Hillary tan cerca de las elecciones por parte del FBI como consecuencia de los correos electrónicos que borró

3.- La falta de conexión con los votantes.

¡Qué contradicción! Trump representa a un gran empresario exitoso que empezó desde abajo y que inspira al crecimiento económico de los estadounidenses, pero también un gran retroceso en la unión y la apertura de Estados Unidos. Mientras que Hillary representa al político, a la mujer, a la madre trabajadora, y por extensión de Obama, a las minorías, brindando un mensaje de unidad y trabajo, pero también representa la corrupción y los intereses propios de la gente que tiene su profesión.

La gente votó por quien los hizo sentir para bien o para mal, por quien les movió los sentimientos, aunque estos no fueran los más “correctos”, la gente votó por alguien que decía lo que muy en sus adentros ellos no estaban dispuestos a decir, los norteamericanos votaron por lo políticamente incorrecto, pero también por lo que en teoría era más “honesto”.

A Hillary le faltó encanto para seducir a más jóvenes, a más mujeres, a más minorías, pero también le faltó aterrizar, realmente mostrarse como una mujer más, una mujer con historia personal y con emociones. Hillary perdió, Trump no ganó.

CURSOS, TALLERES, CONFERENCIAS Y ASESORÍAS EN IMAGEN PÚBLICA

Roberto Franco Briones

Consultoría en Imagen Pública ICONOS

Tel. (55) 6360 4389

roberto@consultoriaiconos.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s