SE LE CAYÓ EL TEATRO A DUARTE

Una noticia que muchos deseábamos pero que pocos realmente creíamos que sucediera, fue el anuncio de renuncia o “licencia” en televisión nacional de Javier Duarte de Ochoa como Gobernador de Veracruz a 48 días de terminar sus funciones, comentando que se brindará este tiempo para atender sus pendientes y me imagino, así poder limpiar su imagen.

La realidad, señor Duarte, es que 48 días no le alcanzan para limpiar una imagen que usted, con sus acciones y su mal control de crisis dañó profundamente, al grado de que realmente nadie cree que usted permanezca en el país para afrontar todas las acusaciones en su contra.

Incluso Emilio Gamboa Patrón, Coordinador de los Senadores del PRI, (sí, ese PRI que le retiró su apoyo), le solicitó que dé la cara y presente los elementos que dice tener para defenderse de las acusaciones que se le imputan, ya que después de todo lo que ha sucedido nadie percibe que lo esté haciendo por heroísmo.

Debe usted tener todo un edificio lleno de pruebas o por lo menos varios discos duros para justificar, por decir algunas cosas, 645 millones de pesos, por lo menos 13 empresas fantasmas, 55 contratos brindados en este mismo mes y evasión fiscal por 3,300 millones, sin contar con llamadas telefónicas insinuando junto a otros políticos sus “travesuras” y la terrible situación económica que está dejando en su estado.

No señor, la gente no cree que tenga usted el valor de volverles a dar la cara, la gente no lo ve como una persona de confianza o por lo menos creíble. Usted con su arrogancia y su ambición ha perdido la capacidad de influir positivamente en su pueblo, así que no van a bastar las palabras bonitas, ahora sí se necesitan hechos y pruebas.

Su carrera fue meteórica y su ascenso fue prácticamente increíble, estoy seguro que ni usted pensó hasta donde podía llegar y también me puedo imaginar lo agradecido que está con Fidel Herrera, a quien usted llama su formador y su maestro, ¿y sabe qué?, se me hace que el problema es que le aprendió demasiado bien, porque un gran ejemplo de rectitud no fue.

Lo que nunca entendió es que para tener una imagen pública positiva no sólo es suficiente decir que todo está bien cuando en la calle existen tantas inconformidades educativas, penales, sociales y económicas. Para tener una imagen adecuada hay que tener fondo y forma, demostrando con hechos nuestras palabras.

CURSOS, TALLERES, CONFERENCIAS Y ASESORÍAS EN IMAGEN PÚBLICA

Roberto Franco Briones
Consultoría en Imagen Pública ICONOS
roberto@consultoriaiconos.com
Tel. (55) 6360 4389

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s