JAVIER DUARTE, EL PARIENTE POBRE

Ya sé, en serio lo sé, parece que me ensaño contra un mismo personaje político, pero es que él no ayuda en nada para que esto no suceda. Duarte se ha encargado de destruir su imagen solo, ha mentido varias veces y no ha sabido manejar las crisis.

Hace una semana, para defenderse de las acusaciones del gobernador electo, Miguel Ángel Yunez, Javier Duarte decidió hacer pública su declaración patrimonial, en donde nos dijo que tenía dos casas, una de 700 mil pesos y otra por un millón, agregando que no tiene nada que ocultar, mientras que su gobierno se ha caracterizado por corrupción y su cuñada casualmente construye una casa de 2.5 millones de dólares en Texas, ¡pobre de Duarte, le tocó ser el pariente en desgracia!

¡Increíble! Esa fue la expresión de todos al ver o escuchar lo de sus humildes casas con los muebles que le hizo favor de heredarle su suegra, quien al parecer fue muy considerada con él y su carrera política tan mal pagada.

¡Pobre Duarte! Y no me refiero a la situación económica que supuestamente vive con sus 2.2 millones de pesos al año ganados honrosamente, hablo de la soberbia, del desconocimiento de lo que valen las cosas y de que su equipo no le ayuda ni poquito.

¿Por qué no ven encuestas?, ¿por qué no intentan saber qué es lo que piensa la gente sobre su mandato y sobre él?, ¿por qué nadie le aconseja o le pone un alto antes de irse a parar frente a la prensa para decir cualquier cantidad de cosas ilógicas?

Lo que Duarte ha demostrado a lo largo de su gobierno no habla de una persona experimentada que trabajó mucho para llegar al cargo en el que se encuentra, habla de alguien que por pura casualidad llegó a un puesto político importante y no ha sabido qué hacer con él, con la responsabilidad que implica y mucho menos con la gente que habita el estado que dirige.

La imagen pública de Duarte está por los suelos, su reputación es la de una tortuga que debe esconder su cabeza frente a los ataques completamente justificados y todo se debe a que nunca entendió que las decisiones no se toman desde las entrañas, sino desde la razón y en beneficio del estado que lo votó.

¡Pobre Duarte! Él sí ha experimentado la pena de “robar y que te cachen” y también la de “mentir y no saber hacerlo”, ¡pobre Duarte! Su egocentrismo fue más grande que el interés por cuidar su reputación.

CURSOS, TALLERES, CONFERENCIAS Y ASESORÍAS EN IMAGEN PÚBLICA

Roberto Franco Briones

Consultoría en Imagen Pública ICONOS

roberto@consultoriaiconos.com

Tel. (55) 6360 4389

2 comentarios en “JAVIER DUARTE, EL PARIENTE POBRE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s