EL PRÓXIMO DIRIGENTE DEL PRI Y SUS RETOS

Después de la renuncia de Manlio Fabio Beltrones a su cargo como Presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Ochoa Reza quiere buscar ser elegido este 16 de julio para reemplazarlo.

Ochoa Reza, quien cuenta con un doctorado en Ciencias Políticas, deja su cargo como Director General en la Comisión Federal de Electricidad para dedicarse de lleno a su partido, donde estoy seguro que encontrará nuevos y difíciles retos por afrontar tras las últimas elecciones.

Beltrones no dejó un camino sencillo, pues aunque diga que sólo fue “un tropiezo electoral”, representa mucho más que eso, de lo contrario no hubiera renunciado a su cargo para ”permitir que una nueva dirección encabece las transformaciones que se requieren“.

La realidad es que Beltrones está muy consciente del mensaje de enojo y decepción que le brindó el electorado por la forma de gobernar en los diferentes estados, por el panorama nacional y porque la imagen del gobierno federal siempre va a permear de forma positiva o negativa a toda la República, situación que esta vez les afectó.

Es por ello que el nuevo representante de lo que desde hace varios años le llaman el nuevo PRI, debe mejorar acciones y actitudes para poder reconectar con la ciudadanía. Esta tarea no es fácil, pues para ello debe haber un orden y una estructura muy sólida internamente en donde el protocolo profesional y la atención ciudadana sea una prioridad para el CEN y para todos los gobernantes que representan al partido.

De ser elegido Ochoa Reza, que se ha dedicado en su mayoría al tema energético, tendrá que poner un énfasis muy importante en la imagen del partido, volver a los básicos y empezar una campaña que no sólo incluya espectaculares o spots de radio y televisión, sino acciones que muestren un cambio en beneficio del pueblo.

¿Por dónde tendría que empezar para comunicar eficientemente y lograr hacer un vínculo nuevamente?

1.- Comprender que la percepción de un partido no va a cambiar con la salida y entrada de un nuevo dirigente.

2.- Darse un baño de pueblo que le permita conocer las necesidades, inquietudes y molestias que tiene el pueblo mexicano con su partido y sus gobernantes.

3.- Generar acciones sólidas que brinden confianza, mostrando a los políticos priístas como personas cercanas a su gente.

4.- Hacer énfasis y recordarle a políticos que sus acciones y sus discursos no sólo los benefician o perjudican a ellos, sino a todo un partido e incluso a un país.

5.- De ser posible, ayudar a que exista una mejor comunicación entre el gobierno federal y su ciudadanía.

CURSOS, TALLERES, CONFERENCIAS Y ASESORÍAS EN IMAGEN PÚBLICA

Roberto Franco Briones

Consultoría en Imagen Pública ICONOS

roberto@consultoriaiconos.com

Tel. (55) 6360 4389

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s