KATE PERDIÓ UNA OPORTUNIDAD

Este martes y miércoles se transmitió por CNN la entrevista que Carmen Aristegui le realizó a Kate del Castillo tras el conflicto en el que se vio envuelta por reunirse con Joaquín Guzmán Loera alias “El Chapo”. https://goo.gl/UxKvQn

Es la primera entrevista en español que ella concede a los medios desde enero y tenía como objetivo explicar su verdad sobre los acontecimientos, misma realidad que ya había publicado para el New Yorker y Proceso.

¿Qué debía hacer Kate del Castillo en esta entrevista? Explicar de viva voz lo mismo que dijo en sus escritos; dar vida al texto.

¿Qué pasó realmente? Nos encontramos con una Kate del Castillo distante a todas las entrevistas que en algún momento ha realizado; tartamuda, cruzada de brazos y piernas, usando muletillas, sin un mensaje claro que dar a la audiencia y tocándose a cada momento las manos y la cara.

Sus nervios no la dejaron en paz y su comunicación verbal y no verbal la delataron en cada momento frente a una Carmen Aristegui que, aunque aparentemente cordial, tenía una posición física de ataque (siempre hacia adelante) y una Kate que parecía arrinconada (siempre hasta atrás del asiento).

Aristegui, como lo hace cualquier buen periodista, utilizó espacios de silencio largos entre sus preguntas y Kate, en su estrés, buscaba llenarlos, mostrándose cada vez más insegura de lo que estaba diciendo, desviándose del tema en cuestión y evadiendo preguntas con respuestas que restaban credibilidad, como “supongo que no”, “no me acuerdo”, “tengo muy mala memoria”, las cuales lejos de beneficiarla sólo generan desconfianza a la audiencia.

¿Cuál es la forma adecuada de contestar? Respuestas cortas y claras sin importar el silencio del entrevistador o respuestas largas para no dejar al otro preguntar, va a depender de cuán claro tengas el mensaje que tienes que dar. Lo que no puede variar es la seguridad con la que respondes y se mueve tu cuerpo.

Transmitir un mensaje, mover las emociones de la audiencia para generar empatía y darle acción y movimiento a sus palabras escritas; ese era el trabajo de Kate del Castillo en la entrevista.

Cada movimiento que realizó, cada palabra dicha, cada mirada hacia el piso, pared y techo transmitían debilidad, inseguridad o nervio y le daba más herramientas a Carmen Aristegui para preguntar todo lo que ella intentó fallidamente contestar.

Kate perdió una oportunidad, no pudo enviar un mensaje consistente y adecuadamente formulado a la audiencia, Kate no mostró emociones, Kate no relató, Kate no estaba preparada.

CURSOS, TALLERES, CONFERENCIAS Y ASESORÍAS EN IMAGEN PÚBLICA

Roberto Franco Briones

Consultoría en Imagen Pública ICONOS

roberto@consultoriaiconos.com

Tel. 55 6360 4389


¡Síguenos en nuestras redes sociales!

ICONOSfacebooktwitterinstagrampinterestyoutube

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s